PRESENTACIÓN: “La lectora enferma”

Mi tiempo es un arma de doble filo. Juegas, inocentemente con él porque te permite realizar todo aquello que siempre has deseado, además en una edad llena dimg_0905e madurez y  libertad, con ansias de llenar de contenido cada instante de tu vida. No importa el cuándo, siempre está ese tiempo inconsciente que te espera para realizar los sueños… o eso crees. Pero el tiempo es el paso de los días y, con todo lo que he querido realizar y quiero realizar, ese andar del tiempo inevitablemente te hace darte cuenta que es imposible tal tarea hercúlea. Las contradicciones a las que estamos sujetas los humanos…pero eso es vivir.
Los libros han estado intrínsecamente unidos en ese caminar en el tiempo, me definen en gran parte en lo que soy hoy. He tenido con ellos, como todo lo que hacemos en la vida, mis altos y bajos, pero siempre han sido fieles compañeros del camino. Desde pequeña los libros han estado conmigo, aunque es ahora cuando me doy cuenta de lo que han supuesto en mi vida. Empecé con reticencias, pero la precocidad lectora de mi hermana me llevó a coger esos libros que rondaban por mi casa (quizás más por imitación que por propia decisión). Mi primera lectura fueron los libros de Enid Blyton, recuerdo con mucho cariño aquellos cursos en Torres de Malory (creo que fue en esos maravillosos internados donde adquirí esa condición de anglófila con la que me identifican algunos… bueno y yo misma), a los que le siguieron sus otras sagas. Leía mucho novela juvenil, casi toda inglesa, por no decir toda,  que ahora  ha vuelto a ponerse de moda. Todo vuelve.

El mundo de los clásicos me llegó con la editorial Bruguera y sus Joyas literarias Juveniles y Colecciónimg_2978-2 Historias a Color. Esas historias llenas de imágenes y un pequeño resumen, pero se me quedaron cortas y el paso a leer los libros en su integridad fue inmediato, quería saber más. No creo que haya dejado atrás ninguna aventura integra de Julio Verne, Emilio Salgari, R.L. Stevenson, Walter Scott… (por cierto todavía se conservan en una caja no se si ya comidos por el polvo o estropeados por la humedad). Comencé también con clásicos “más adultos”, como con Dickens y  Dumas y aquellas historias que estaban y están en la librería de casa de mi tía, Oliver Twist, David Copperfield, Los tres Mosqueteros..(sigo siendo una fiel fan del maestro Dickens y he seguido leyendo su extensa bibliografía). No quedaba ahí la cuestión lectora, descubrí el mundo de los cómics de superheroes de Marvel y DC , que intercambiábamos constantemente en un puesto de chucherías al lado de mi casa .¿Quièn me diría a mí que podría ver hoy día en la gran pantalla estos héroes a los que estaba enganchada de pequeña?. Lecturas gráficas que compaginaban estupendamente con El Rayo Verde, Miguel Strogoff o Los hijos del Capitán Grant.

El eclecticismo total fue con el descubrimiento de las novelas de Agatha Christie, y me considero orgullosa de no haber dejado (es lo que creo pues la mente juega malas pasadas, pero ya me lo recordará mi hermana si lee esto) ninguna novela de Poirot, de Tuppence y img_1122Tommy Beresford y Miss Marple. Con Agatha Christie, me inicié lentamente  y después de manera obsesiva en las novelas de misterio y novela negra, y que han sido una constante hasta el año 2012. Siento cierta añoranza por los tantos libros de misterio recopilados y leídos que han quedado dormidos y cubriéndose de polvo en la otra casa y a los que les busco un nuevo hogar que los aprecie tanto como yo los disfruté. Esta obsesiva querencia la llevé a las series de televisión que todavía  hoy siguen entreteniéndome.
Toda esta lectura (excepto la temática de misterio  y los clásicos en general que no tuvo interrupción), la realicé entre mi infancia y adolescencia. Y es en ésta etapa donde leí “Mujercitas”, “Aquellas Mujercitas” y “Hombrecitos” de Louise May Alcott, que me abrió un img_1111nuevo mundo y una nueva temática que sería fundamental como lectora y también creo que definiría mucho de mi personalidad. Pero fue la lectura de “Jane  Eyre” de Charlotte Brönte  el antes y el después de todo lo que leí a continuación. Si tuviera que elegir un libro de todos los leídos no lo dudaría ni un segundo : Jane Eyre. El por qué, es ese algo incomprensible que nos ocurre con algunas lecturas que traspasan la fibra más íntima de lo que somos y quedan engarsadas en nuestra propia existencia.

img_1119
De mi querida Jane Eyre llegué a mi autora favorita Jane Austen (contradictorio tener un libro preferido con una autora preferida diferente, pero todo es caótico en mi vida de lectora). Lo primero que hice en cuanto tuve algún dinero fue comprarme toda la obra de Austen  de la Editorial Alba Clásica y Maior que poco a poco iban editando. Era mucho dinero para mí, en aquel tiempo,  pero era mi tesoro, y como siempre digo ese es mi legado que sigo aumentando hoy día, aunque ya en editoriales diferentes. Es algo que trasciende más allá de una buena lectura o con la identificación en un personaje literario, refiere más al reconocimiento de una mujer en un mundo masculino, una mujer discreta que con ironía y  una inteligencia seguramente muy superior a los que le rodeaban, transmitió a muchas generaciones una manera de vivir muy alejada de nuestra experiencia, pero cuando la leemos es capaz de situarnos en una época, en una sociedad, en el conocimiento de unos personajes que los hacemos nuestros. Sólo los grandes escritores son capaces de  superar el tiempo en el que escriben. Y ella además de hacer eso ha sido un ejemplo para muchas futuras mujeres escritoras, que tienen en Austen un referente literario. Con mi querida Jane Austen la literatura inglesa de la Regencia y la época Victoriana, especialmente ésta última, han sido una constante literaria que sigue hasta hoy día, más incluso por las múltiples editoriales que han dado ese paso de traducirnos tantas obras que permanecían ocultas a quienes no tenemos capacidad de leer en otro idioma.

El siguiente paso, llegó con los estudios universitarios, la carrera de Geografía e Historia y en concreto la especialidad de Antropología, llevó mi camino de lectura por las sendas de la historia, la antropología, sociología y filosofía y por ende al mundo del ensayo. Haciendo recuento creo que desde ese momento el ensayo, las novelas de misterio y los clásicos fueron el 99% de mis lecturas hasta hace pocos años. La gran riqueza de cualquier ensayo, sin especificar especialidad, es que tienen la capacidad de llevarte de un autor a otro, a saltar disciplinas, a embarcarte obsesivamente en un tema hasta que lo dejas por cansancio mental (¡mis queridos clásicos griegos y romanos!).
La llamada “literatura del Holocausto” también fue algo obsesivo (que junto al eclecticismo  son palabras que reflejan mi relación con la literatura), especialmente esa necesidad de comprender la mente de aquellos que realizan acciones tan atroces. Cuento en mi biblioteca muchos ejemplos de esta búsqueda intensa en investigar el por qué ocurren determinados acciones en personas, en apariencia, con una actitud cívica y social normalizada.  Primo Levi, Hanna Arent, Imre Kertész, Anna Frank y muchas otras historias y ensayos pasaron a formar parte de esa obsesiva búsqueda que incluyó leerme las sesiones en ingles de los juicios de Nuremberg. El estudiar Psicología fue el lógico  siguiente  paso en esa “búsqueda” infructuosa del por qué del “mal”  en los seres humanos, pero fue una asignatura Psicobiología la que me abrió el mundo a los ensayos científicos, especialmente los referidos al estudio del cerebro. Gran admiradora de Antonio Damasio, y destacando entre su bibliografía “El error de Descartes”, llego a racionalizar, más de lo que ya estaba, mi manera de ver el mundo.

Todo este estudio científico, lo compaginé pues con la compresión de un período de tiempo anterior a laPrimera Guerra Mundial buscando, diríamos, los orígenes de todo lo que llegó a ocurrir después. Descubrí a Goethe, Hesse, Proust, Kafka y mi queridísimo Zweig entre otros. Además uno te lleva a otro y así sucesivamente, era y es un no parar. No hay mejor img_1114lectura para comprender ésta maravillosa etapa cultural, artística, literaria y en lo político de una Europa supranacional que “El mundo de ayer” de Stefan Zweig. Me es incomprensible lo que ocurrió después tanto en lo cultural y político, que dejó a la literatura en manos de hombres y mujeres individualizados y lejos de aquellos vínculos personales y enriquecedores. Quizás ese “mundo perdido” y mi pasión por la literatura me hace añorar esa rica época de creación cultural que terminó tan drásticamente. Leer es un circulo vicioso del que no puedes escaparte fácilmente y más cuando unos autores están tan imbricados unos con otros, que apenas te dejan un espacio para centrarte en un autor y meditar sobre ello…pero salí de dicho cículo , eso sí por una puerta equivocada y no deseada ni esperada.

En el año 2012 se me diagnosticó un Cancer de mama. Durante 15 meses estuve con tratamiento quimioterapeútico, y ocurrió algo muy extraño, apenas creó que llegué a leer un libro. Dejé la novela de misterio, no quería saber nada de asesinatos y criminales, de igual manera me alejé de la llamada literatura del Holocausto y la psicología. Supongo que cuando vives una situción trágica te alejas de todo lo negativo, aunque las situciones sean incomparables. Me dediqué a mi otra aficción que es el dibujo. Siempre he dibujado bién, aunque me ha faltado imaginación, pero me dediqué con ahinco a perfeccionarme y buscar y aprender nuevas técnicas a través de libros, quizas los unicos que leía en aquellos momentos.

Pasado el primer susto, viene el segundo en el año 2015, y aquello que parecía ser un mal sueño se convierte en pesadilla. Para pasar las horas me img_1117dediqué al dibujo, especialmente con el Zentangle, me dejé llevar por el camino de la imaginación y el relax, dejando pasar el tiempo y eliminando pensamientos funestos. Poco a poco volví a mi afición literaria, y como siempre de manera obsesiva. Y es en este momento donde nos encontramos, tiempo libre para leer, dibujar, escribir y sobretodo luchar por la Vida. Es curioso ahora las lecturas las veo con nuevos ojos, me transmiten cosas diferentes, apreció frases con un sentido más espiritual, todo parece ser dirigido en el sentido en él que ahora está encaminada mi vida: la supervivencia. El uso de la redes sociales, a las que antes rechazaba, me permiten salir de este cascarón y encontrarme con otros y otras que tienen las mismas aficciones o que estamos en la misma lucha. La primera vez mi hermana me pidió que hiciera un blog para su clase. Pasé olímpicamente no me veía en ese mundo virtual. En esta fase todo es diferente, ya vamos a lo Esencial. Con esfuerzo y desconocimiento, en el que todavía me encuentro, realicé un blog sobre mi lucha contra esta enfermedad, pero mi meta era hacer un blog literario.Y aquí me encuentro.

Este blog tendrá reseñas de libros y una muestra de mis dibujos, pero esencialmente irá sobre los libros que me gustan y lo que ellos me transmiten. El haber leído mucho me permitirá que una lectura me lleve a otra, y en un libro vea diferentes autores. Nada es nuevo ni siquiera en la literatura, siempre están los autores que precedieron a otros. Escribiré sobre impresiones, analizaré determinados párrafos, dejaré siempre un espacio para mis queridas Brönte, Austen y mi querido Zweig. En ellas está todo leído y de este amable austriaco me queda poco por leer. Sólo los libros que me apetecen, si algo en esta dura lucha he aprendido es hacer lo que quieres,  aprovechar el momento y como siempre digo y he convertido en mi lema : vivir el día a día. Empezamos.

Acerca de olivia

Supervivencia, lucha, amor por los libros que me inspiran y han conformado mi existencia
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s