La vida breve de Katherine Mansfield PIETRO CITATI

Follow my blog with Bloglovin
Editorial: Gatopardo Ediciones
Año edición: Barcelona, 2016
Traducción: Mónica Monteys

UNA MIRADA EN EL ESPEJO

Cuando empece a leer este libro, no sabía qué me iba a encontrar, es la magia de todos los libros abrir un cofre  y esperar grandes tesoros para el espíritu; a veces lo cerramos, quizás otros puedan sentir que aquello sí les pertenece. Con este libro he abierto el cofre adecuado y desde sus primeras palabras me img_2166sentí cautivada por CitatiTodos aquellos que conocieron a Katherine Mansfield en los años de su breve vida tuvieron la impresión de descubrir a una criatura mas delicada que otros seres humanos: una cerámica de Oriente que las olas de océano habían arrastrado hasta las orillas de nuestros mares”. ¿Quién era esa mujer con “delicadeza de porcelanamitad mariposa, mitad mujer” que escribió aquellos cuentos de las cosas sencillas?.
Las biografías de autores, tal como la consideramos siempre son historias incompletas, proyectos de algo que dejan fuera lo incognoscible que resulta ser lo esencial: el genio creativo; y por eso muchas veces sólo nos encontramos con una revelación de secretos. Abrimos las cortinas y miramos con curiosidad: sólo vemos hechos. De todas maneras me siguen gustando las biografías,  muchos tenemos ese algo de “mirones”.
Y después están las biografías noveladas, por las cuales, Citati siguiendo la estela de Zweig, nos presenta a un personaje real convirtiéndolo en un personaje de ficción que se  hace mas cercano, teniendo la capacidad de vivir y encontrar en sus situaciones, nuestras vivencias. No perdemos los hechos esenciales del biografiado, al contrario penetramos intensamente en su vida al visualizarla y darle un sentido que pierde en la rigidez biográfica.
En esta novela Citati, nos presenta los últimos días de  Katherine Mansfield, la envuelve entre multitud de flores y paisajes, olores, paredes de habitaciones de hoteles, el frío, el calor, el mediterráneo, los viajes constantes, el amor, la creatividad, los recuerdos, el deseo, la frustración, el dolor, la enfermedad, la muerte…y el amor a la vida.
Mientras leemos descubrimos que aquella “porcelana”, callada, “solitaria”, como “...una especie de gato, extraño, reservado…” la describía Virginia Woolf, escondía tras esas muchas mascaras, que le gustaba llevar y presumir de ellas, una fuerza vital “… un deseo desesperado, inquebrantable, intangible coraje intelectual: una fuerza que la impulsaba a ir siempre más allá, a superarse a ser distinta…”, una dualidad que vivía y conformaba,14753192714793 curiosamente, en la capacidad de darse a si misma multitud de nombres, al igual que gustaba de renombrar a los demás.
El autor desvía nuestra mirada a unos días envueltos en la incertidumbre y el anhelante amor hacia un Middlenton Murry que nos aparece como una idea inalcanzable -quizás porque no la quiere alcanzar, ni ella ser alcanzada-, pero nos deja un sabor de un hombre egoísta, sin capacidad de afrontar la enfermedad, asqueado, quizás (imagino yo), de una degeneración desagradable por una enfermedad que perdió el halo literario en la que la envolvieron muchos autores románticos. Middlenton Murry es un querer y no poder pero cuando puedes no quieres, al final es sólo un “espíritu” que se desea, aparece y desaparece a su antojo.
A éste “espíritu” que le sigue en los constantes viajes, esta la compañía de su otro amor más callado y fiel, Ida Baker, que permanece a su lado mientras Katherine va de un lugar a otro, sin permanecer en ningún sitio buscando ese algo que no encuentra, mientras su cuerpo se va deteriorando por la enfermedad. Citati envuelve este camino de Mandsfield hacia el inexorable final de una realidad difícil e implacable pero, también, mientras hacemos esta dura senda va describiendo las sensaciones, los olores, las múltiples flores y árboles, los amaneceres y atardeceres, el mar, todo es el telón de fondo de ese ir y venir entre Londres, Paris, Bondol, Ospedaletti, Menton, Suiza… Fontainebleau. Esa es una de las imágenes que guardas al leer esta novela, belleza en este camino de creatividad, de vida y de muerte, como llenando ese vacío que sientes en ella “...le entusiasmo de nuevo, con sus luces parpadeantes, sus espléndidas palmeras, y las montañas, violeta a la sombra y verde jade del sol. El mar era tan transparente que podía verse, como un mapa extendido bajo las olas, un país desconocido con  lagos y bahías y bosques. La costa era rosada como la pulpa de un melocotón…Vio una mariposa que revoloteaba, aturdida, y tambaleándose disfrutaba del sol; y le parecía ver a una hermana“.
Y después la creatividad por encima de las circunstancias. El escritor nos deja claro esa dualidad entre la frescura de sus cuentos, llenas de pinceladas de la vida cotidiana llenas de imágenes que se repiten: el mar y los barcos (recuerdan a su vida en Nueva Zelanda a la que añora); frutas, árboles, plantas, hojas, flores; pájaros y espejos (¡cómo nos recuerdan a las pinceladas de Citati!). Captando la vida en un instante cómo sólo pueden hacerlo los cuentos. Y después está el dolor “En el sufrimiento humano no hay límite. El dolor es la eternidad“. Mientras es 0d903c7253ed7d376a498bf8c73faf2e_bookmarkimage_235x235_medium_thumbnail_1consciente de su vertiginoso declive, su creación literaria es rica, alejada de las interferencias de una enfermedad que la consume, aunque sabe que esta, la enfermedad, es también una fuerza impulsora. Sus cuentos siguen mostrando ese mundo que sueña y la fortaleza imaginativa que permanece fiel a su esencia por encima de tan dura realidad. Pocos escritores pueden ser conscientes de su mortalidad y no inmortalizar esa experiencia… pero ella siempre se caracterizó por hacer lo contrario a lo que se suponía que debía hacer. 
Empece con la idea que un libro es un baúl, pero en este caso me he mirado intensamente en un espejo. Al igual que ella vivo en la conciencia de que la vida es finita y limitada, “…puso el pie en el país de la muerte y lo transformó en el país de la vida“. Citati ha relatado tan profundamente esos sentimientos y vivencia de Katherine Mansfield, con una clarividencia asombrosa “Acogió el dolor, se dejaba sumergir en él, hacía de él una parte de su existencia, porque sólo así, aceptándolo plenamente, sufría una transformación y acababa convirtiéndose en alegría y amor“, No hay unas palabras que puedan describir mas intensamente mi alma, aquí está uno de los “milagros” que realizamos al abrir las paginas de un libro…encontrarnos en él.
Pero mis circunstancias personales no es la que determina todo lo que podemos sentir al leer esta bella novela. La idea de un espíritu que siempre fue libre, sometido a las limitaciones de la dura enfermedad, esa perfecta y visual comparación con las Brönte, esa forma de amar caótica, libre, solitaria, apasionada; pero sobre todo el amor a la vida que se transformaban en palabras de luz, claridad, sol, risas,.. el amor a la vida era el secreto de Katherine Mandsfiel que siempre permaneció en su propia fuerza y estilo creativo  por encima de las sendas del destino. Al final se aferró a la vida ciegamente: “Quiero realizar todo aquello en lo que soy capaz de convertirme para ser…una hija del sol…La vida , la vida cálida, ardiente, viva, echar raíces, aprender, desear, saber, sentir, actuar, eso es lo que quiero. Eso y no menos“. 

Acerca de olivia

Supervivencia, lucha, amor por los libros que me inspiran y han conformado mi existencia
Esta entrada fue publicada en libro, Reseñas. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La vida breve de Katherine Mansfield PIETRO CITATI

  1. Pingback: LA PRIMA BETTE de Honoré de Balzac | SUEÑOS DE PAPEL

  2. Carlos Tupiño dijo:

    Buen artículo. Despiertas el interés, no solo en el libro sino, además en el autor. Es una buena referencia para acercarse a la obra de Citati, en la que un escritor novela la vida de una escritora. Muy interesante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s